Frenillo lingual corto o anquiloglosia

Frenillo lingual corto o anquiloglosia

Dr. Eduardo de la Teja-Ángeles,* Dra. Rubí López-Fernández,** Dr. Luis Américo Durán-Gutiérrez,** Dra. Adoración Cano-de Gómez,*** Dr. Jorge Téllez-Rodríguez**

page1image5112

El frenillo lingual corto o grueso limita los mo- vimientos de la lengua y se debe al desarrollo anormal de la misma. El frenillo se encuentra en la parte ventral media de la lengua, unido al piso de la boca; di culta la alimentación del bebé al pecho ma- terno; el bebé se cansa ya que la lengua no puede colocarse en la posición correcta. La madre puede cursar con dolores y a veces sangrados. Esto entorpece la ganancia de peso, lo que sería indicación de una intervención quirúrgica. Cuando el niño ha crecido, la lengua no puede realizar sus funciones normales, como hablar y alimentarse.

Frecuencia. Se estima que dos o tres de cada 10,000 personas, nacen con este problema, algunos autores esti- man que ocurre en 2.8 a 10.7% de los infantes. Es más frecuente en los varones.

El diagnóstico es clínico. La lengua no puede tocar el paladar duro, o el borde incisal de los dientes superiores en posición de apertura máxima. Se puede evaluar indirecta- mente midiendo la diferencia entre la apertura máxima de

* Jefe de Servicio de Estomatología
** Adscrito al Servicio de Estomatología *** Coordinadora de Foniatría y Audiología

Instituto Nacional de Pediatría

Correspondencia: Dr. Eduardo De la Teja-Ángeles. Insurgentes Sur 3700-C. Col. Insurgentes Cuicuilco. México D. F. 10 84 09 00 ext. 1226.
Recibido: agosto, 2011. Aceptado: septiembre, 2011.

Este artículo debe citarse como: De la Teja-Ángeles E, López- Fernández R, Durán-Gutiérrez LA, Cano-de Gómez A, Téllez- Rodríguez J. Frenillo lingual corto o anquiloglosia. Acta Pediatr Mex 2011;32(6):355-356.

la boca con y sin la punta de la lengua tocando la papila incisiva. Al protruir la lengua en los casos leve y moderado la punta adopta la forma de un corazón y se puede observar una zona isquémica en la punta. Clínicamente el frenillo corto puede clasi carse en grados del Cuadro 1.

Cuadro 1.Leve

Frenillo corto que no inter ere con las fun- ciones de la lengua: succión, deglución, masticación, fona- ción.

Moderado

Frenillo corto que di culta la alimenta- ción; posteriormente causa alteraciones mínimas en el len- guaje, en el perio- donto y en la posi- ción de los dientes.

Severo

Lengua fusionada con el piso de la boca; hay di cultad para la deglución y la succión. Se pueden observar problemas perio- dontales.

page1image29120
page1image29280
page1image29440
page1image29600
page1image29760
page1image29928

Figura 1. Lengua con frenillo lingual corto que limita el movimiento; se observa zona de isquemia en la punta.

page1image31360
page1image31520

Acta Pediátrica de México Volumen 32, Núm. 6, noviembre-diciembre, 2011

355

De la Teja-Ángeles E y cols.

page2image1072
page2image1232
page2image1400

Figura 2. Punta “acorazonada” al protruir la lengua, característica del frenillo lingual corto.

En el recién nacido el frenillo lingual corto altera la alimentación por interferir en los movimientos de succión y deglución. A los cuatro años de edad se afecta la articu- lación de los fonemas /l/, /n/, /r/, /rr/, /t/, y /s/, ya que el frenillo no permite que el tercio anterior de la lengua vibre contra el paladar en la zona de la papila incisiva o de las rugas palatinas cuando se expulsa el aire o impida el paso correcto de éste. A esta edad, lo ideal es el tratamiento quirúrgico. En algunos casos, con el crecimiento normal de la lengua, el frenillo puede corregirse espontáneamente o bien el individuo realiza movimientos “compensatorios” de las articulaciones fonéticas (moviemientos articulatorios).

El tratamiento para liberar la lengua consiste en la es- cisión quirúrgica con mioplastia del músculo geniogloso; no se limita a un simple corte con tijera en la submucosa. Además, es necesario controlar el edema postoperatorio. En resumen: En el recién nacido, esta operación se realiza

Figura 3. Nótese la longitud que alcanza la lengua después de cortar el frenillo.

sólo cuando se di culta la alimentación. Debido a la corta edad del paciente y al posible sangrado transquirúrgico que pone en peligro la vía aérea del paciente, conviene realizarla bajo anestesia general. Es necesario en todo caso, que el foniatra establezca un plan de tratamiento pre y post-quirúrgico

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Neville BW. Oral and maxilofacial pathology 1st. Ed. Philadel- phia: W.B. Saunders Company; 1995. p. 10.
  2. Edmunds J, Miles SC, Fulbrook P. Tongue-tie and breastfee- ding: a review of the literature. Breastfeed Rev. 2011;19:19-26.
  3. Dollberg S, Botzer E. Neonatal tongue-tie: myths and science.Harefuah. 2011;150:46-9.
page2image18112
page2image18272

356

Acta Pediátrica de México Volumen 32, Núm. 6, noviembre-diciembre, 2011